Bernard Mommer: No queremos un sector petrolero chavista

Alfredo Carquez Saavedra

EL NACIONAL - Lunes 21 de Abril de 2003

El profesor de la Universidad de Oxford y asesor del presidente de Petróleos de Venezuela, advierte que sin la definición de un marco regulatorio adecuado, “la gente que se quedó en la corporación estatal se apoderará de la empresa, como lo hicieron los que se fueron”. Asegura que no será posible la gobernabilidad si no se controla la industria petrolera.

“No queremos que Petróleos de Venezuela sea chavista, sino nacional..

Queremos una operadora con gente que esté conciente de que está trabajando en una empresa pública, con el país y para el país”, asegura Bernard Mommer, profesor de la Universidad de Oxford y asesor del presidente de Petróleos de Venezuela, Alí Rodríguez Araque..

Mommer –ponente principal en el foro Petróleo y Desarrollo que organizó el despacho de Planificación y Desarrollo y en el cual el ministro Felipe Pérez actuó como moderador– argumentó además que el petróleo no es exclusivamente de quienes trabajan en el sector de los hidrocarburos..

“Es de todo el país”..

Explicó que en la relación de Pdvsa con la sociedad ve dos escenarios:
el de la existencia de una empresa comprometida con Venezuela y el de una compañía que opera en contra de la Nación..

El profesor e investigador de la universidad británica sostuvo también que durante décadas el Estado nunca fue capaz de “controlar a la empresa nacional”..

Y señaló, al hacer referencia a la parálisis sufrida por la industria entre diciembre pasado y comienzos de este año, que “mucha gente cree que se trató solamente de una confrontación contra el presidente Chávez, pero se olvidan de que algo similar sucedió en el gobierno anterior..

La diferencia estuvo en que Caldera cedió”..

Según Mommer, no hay posibilidad de alcanzar la gobernabilidad en Venezuela si no se controla la industria petrolera. Sostuvo que 25 años después de la nacionalización el país continúa buscando un equilibrio institucional..

Pero a su juicio, “ahora tenemos la oportunidad de lograrlo”..

“Este país no puede ser gobernado si al Gobierno se le escapa el sector petrolero. Desde hace 25 años Venezuela no ha podido detener la pérdida que desde el punto de vista económico se ha traducido en la incapacidad de reestructurar la más grande empresa del país con el objetivo de corregir los desequilibrios institucionales que surgieron después de la nacionalización”, relató..

Al referirse al tema fiscal, el expositor analizó los aportes que debe hacer PDVSA al Estado por impuesto sobre la renta, regalías y dividendos..

Aseguró que después de la nacionalización de la industria estos tributos comenzaron a hacerse menos significativos..

Al respecto recordó que, por ejemplo, los contratos firmados durante el proceso de apertura petrolera llevado a cabo durante la década pasada establecen, en el caso de las asociaciones estratégicas que explotan el crudo extrapesado de la Faja del Orinoco, el pago de una tasa de solamente 1% durante 8 años..

Sin embargo, aseguró que para el futuro se han tomado medidas..

Puso como ejemplo el aumento de la regalía en los porcentajes establecidos (30% ) en la nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos. Y señaló, además, que esa alícuota no es extraña en otros países y provincias petroleras, como Texas y Alaska en Estados Unidos..

Pdvsa fuerte, MEM fuerte

“Queremos una empresa fuerte, pero el diseño de las políticas sectoriales es potestad del Ministerio de Energía y Minas”, aseguró. Además recordó que durante los últimos años y especialmente en el caso del proceso de apertura petrolera de los años 90, la corporación estatal se apropió de las funciones propias del Ejecutivo..

“Pdvsa hizo lo que le correspondía al Ministerio de Energía y Minas. En los contratos de la apertura actuó como paraguas fiscal e incluso le dio garantías al capital privado sobre aspectos relacionados con la soberanía nacional”..

“Durante los últimos 10 años, cualquier intento por rescatar ese terreno perdido por el Estado y por obligar a PDVSA a replegarse en su propio espacio ha sido imposible, y me consta porque yo estuvo en el ministerio hasta 1993”, señaló..

Y para corregir esa realidad Mommer propone que el MEM utilice la capacidad técnica de la compañía nacional, que la ponga a su servicio, pero sin que esto signifique nuevamente la elaboración por parte de PDVSA de las políticas destinadas al sector..

Para ello, a su juicio, debe haber “una separación muy clara entre lo político, incluyendo la parte fiscal, y lo técnico”..

En lo concerniente a los despidos en la corporación, Mommer admite que esto representa una enorme pérdida de capital humano muy dolorosa. “Estamos hablando de gente muy calificada. Es un gran problema para el país que tenemos que ver como lo minimizamos”..

Y al tratar sobre la paralización de la industria, señaló que al contrario de Pemex, que unió a México, PDVSA dividió al país y lo sumió en una confrontación que legítimamente no debía haber aceptado..

“Porque en esta confrontación política, que era inevitable, sí hemos sufrido daños. Pero ahora tenemos a una PDVSA que está dispuesta a cooperar como nunca desde 1976”..

El profesor de la Universidad de Oxford advierte también “que si no se define un marco regulatorio adecuado, la gente que se quedó en la corporación estatal se apoderará de la empresa, como lo hicieron los que se fueron. Porque el vacío que deje el Estado siempre se llena..

PDVSA en el pasado invadió al Estado y no le costo mucho”..

Y aunque reconoció que hoy en día “ese peligro existe”, indicó que también se cuenta con la “oportunidad” de concretar un conjunto de normas que anulen tal riesgo. “Porque debe tenerse en cuenta que PDVSA es hija del MEM y no al contrario..

Ahora el Estado, a través del ministerio, tiene que recuperar su capacidad de control sobre la empresa, pero en su contra conspiran mil factores. Hay que definir cuál es el margen de maniobra, cuál es el espacio que corresponde a la empresa”..

Barril sembrado

De acuerdo con Mommer, ya el petróleo se sembró: “La economía venezolana es moderna, aunque estemos en un país en el que no hay bienestar. El futuro de la Nación está en el sector no petrolero; sin embargo, sin el ingreso fiscal petrolero no hay futuro distinto al continuo empobrecimiento del país por muchos años más. Porque solamente una combinación de políticas exitosas en los sectores petrolero y no petrolero permitirá a Venezuela volver pronto a un crecimiento sostenido”..

En relación con este punto, el asesor de la presidencia de PDVSA utilizó como ejemplos los niveles de vida alcanzados en naciones como Noruega y en estados como Texas..

“Estas regiones no se desarrollaron por el negocio de los hidrocarburos, pero éste sí les aseguró un mayor bienestar para sus poblaciones. Porque el petróleo no se tradujo en el impulsor del desarrollo en el sentido de ponerle fin a estructuras precapitalistas”.

2002. CA Editora El Nacional.
Todos Los Derechos Reservados