Tomado de: www.abn.info.ve

Discurso del general en Jefe Gustavo Reyes Rangel Briceo Ministro del Poder Popular para la Defensa en el acto de entrega de MPPPD en fecha 18 de julio de 2007

29 aos de carrera profesional como oficial de la Fuerza Armada Nacional, caracterizan el accionar de mi vida, he de sumar los 4 aos hermosos como cadete de la Academia Militar de Venezuela, cuntas cosas he vivido, a cuntas personas he conocido, cul es el legado, manifiesta la relatividad del tiempo, parece que fue ayer cuando corra por estos patios, cuando se aquilataba la forja del quehacer del soldado, pero lleg el tiempo, el Libro Bblico de la Eclesiasts que refleja las experiencias del Rey Salomn dice en su captulo 3, que todo lo que se quiere debajo del sol tiene su hora. Proposicin esta referida al libre albedro del hombre, a la esperanza y a la perseverancia en el servicio de la humanidad. La arquitectura de la frase tiene 3 elementos: todo lo que se quiere, entiendo se quieren obras, acciones, hechos, conceptualizaciones, en fin, ideas. Debajo del sol refiere al espacio, la geografa, el lugar; tiene su hora indicacin paradigmtica del tiempo.

Luego concluyo que cuando las ideas a los anhelos les llega su tiempo, son irrefrenables, indetenibles, all est el poder de la idea.

Hoy cuando recibo el Ministerio del Poder Popular para la Defensa, me muevo sobre la ola que produce el torrente de ideas con su tiempo cumplido. Es necesario profundizar el esfuerzo para aumentar el bienestar social a nivel general, continuar con el fortalecimiento de la Unin Nacional, desarrollar la industria militar y naval en pro del desarrollo nacional, as como consolidar el Nuevo Pensamiento Militar Venezolano. El socialismo del siglo XXI entendido como una amalgama, un entrabado de colectivismo e igualitarismo, como un ro que camina hacia el Mar, nos pone en el camino del Nuevo Pensamiento Militar, aunque en realidad no es nuevo, en sntesis se resume como un levantar la Bandera que cay de las manos del Libertador Simn Bolvar, en Santa Marta, el 17 de diciembre de 1830. Cul es esta Bandera? Esta Bandera es la misma que levant el general Zamora con su grito tierra y hombres libres.

Haciendo un paralelismo con estudios modernos actuales, puede ser visto como un modelo terico que a decir del coronel Garca Becerra, se aproxima al modelo idealista o amplicionista de las relaciones internacionales, el cual mantiene que las nuevas polticas de seguridad deben incluir, adems de lo militar y lo poltico, lo social, lo econmico y lo medio ambiental, sin restringirse al nivel estatal, con lo que se da origen a la propuesta de conceptualizacin de la seguridad, basada en la persona y no en el Estado, contrapuesto diametralmente al llamado modelo realista, cuya primera premisa, cuya premisa insigne es: el ser humano es egosta y priva en sus relaciones el miedo y la desconfianza; ellos son los tradicionalistas, sostienen que los estudios, la definicin y las acciones en el campo de la seguridad se deben mantener en el terreno del militar, y si acaso de lo poltico, as como limitarse a la interaccin entre los estados.

Entrego el Comando General de la Reserva Nacional y Movilizacin Nacional, donde tuve la maravillosa experiencia de trabajar con un extraordinario personal, quienes con mucho empeo realizaron un gran trabajo, se ejerci un mando enrgico y afectivo, logrando con ello una institucin moderna y activa, con disposicin de servicio responsable, eficaz y eficiente, impulsada por preceptos de calidad humana, orientada a respaldar el desarrollo e integracin cvico-militar, y simultneamente impulsando el crecimiento sostenido de las comunidades, cumpliendo con la misin de contribuir con los planes y programas de desarrollo del Ejecutivo nacional, ejecutando actividades y eventos orientados a cumplir los lineamientos generales sobre el bienestar y atencin social de las comunidades de toda la Repblica, abarcando diversas reas como la capacitacin de los 9 oficiales, suboficiales, tropas profesionales y guardias territoriales.

La motivacin de los integrantes de la Reserva permiti dar la bienvenida a los juegos deportivos en el mes de mayo, para realizar los primeros juegos deportivos a nivel nacional, donde se fortaleci la Unin Cvico Militar y el espritu de cuerpo, igualmente se llevaron a cabo importantes programas sociales, fortaleciendo la accin de la Fundacin Proyecto Pas, con la integracin nacional mediante la Reserva y los consejos comunales, cooperando con la promocin de las actividades que incentivan e impulsan a todos los sectores de la vida nacional, para alcanzar mayores niveles de desarrollo, calidad de vida y bienestar social. En tal sentido se ha avanzado progresivamente, dando cumplimiento a las metas programadas, avanzando en la estructuracin del Nuevo Pensamiento Militar Venezolano, igualmente se llev a cabo un incansable trabajo del Comit de Damas de la Reserva Nacional y Movilizacin Nacional, dirigido por su presidenta, mi respetada y queridsima esposa, seora Maledis Navas de Rangel, para ella y todos mis colaboradores mi agradecimiento.

Aprovecho para significar la importancia que le doy al desarrollo de un modelo terico para orientar el pensamiento, la planificacin y el accionar estratgico y tctico.

Expongo a continuacin algunas consideraciones del modelo idealista, y premisas para su aplicacin. Ha de tomarse en cuenta la complejidad del hombre y las relaciones entre las comunidades, la imposibilidad de un individuo, una comunidad o un pas, para resolver algn problema de seguridad actuando solo, la ampliacin del concepto de amenaza, la democracia participativa, una visin no estato cntrica, los intereses son colectivos a todos los niveles, y definirse en trminos de bienestar y solidaridad.

Lo manifestado up supra est en oposicin frontal con lo aprendido y estudiado en la Escuela de las Amrica; este instituto instrumento de alineacin al servicio de los ms viles intereses de las potencias imperialistas, planteaba la idea de fuerza de seguridad interna, lo que nos conduca a la implementacin de unidades militares destinadas a controlar la poblacin, de hecho podemos nombrar "El Caracazo" como ejemplo del empleo de la Fuerza Armada en contra de los ciudadanos.

Como fundamento de esta aseveracin pregunto: cmo se explica que con todo el asesoramiento norteamericano que tuvimos en los ltimos 50 aos, no hemos contado nunca con un verdadero sistema de defensa area, no les interes, porque la intervencin area forma parte del esquema de dominacin y ataque. As pues, en nuestras escuelas militares nos pusieron como borregos, a entrenarnos para guerras imposibles, con hipotticos ejrcitos azules y rojos en territorios europeos, en tiempos de la II Guerra Mundial que no hacan sino reforzar la idea de la necesaria intervencin del gendarme del mundo. Todava recuerdo cuando haciendo el curso de Estado Mayor, jocosamente los alumnos decamos cual lema: "Contra el mal la hormiga atmica..." Porque intentaron meternos en la cabeza que slo podamos soportar 3 das de guerra y luego vendran las fuerzas de paz para que los indios dejaran de pelearse entre ellos.

Simn Rodrguez dijo: O inventamos o erramos...! De tal manera que podemos decir con orgullo que trabajamos denodadamente en la construccin de un modelo terico que nos conduzca a la praxis exitosa del hacer militar, como primera respuesta aparece que no puede ser solo el hacer militar sino la consecucin cvico-militar.

Por fin definimos al enemigo real, quin ha estado detrs de todas las tramas, que como un inmenso lastre nos tena pegados en el fondo del medanal el imperio. Definir cmo actan por lo que han hecho en otros pases, nos permite visualizar la respuesta necesaria desde el punto de vista estratgico operacional y tctico. En consecuencia, definir cules son las nuevas amenazas, los nuevos campos de batalla, las nuevas formas de defensa y de ataque. El estudio determina 6 fases siempre subsecuentes, yuxtapuestas y reciclables segn el inters, la inversin y sobre todo la mega ganancia calculada.

Primera fase: Desestabilizacin de la sociedad, con la manifestacin de cuatro guerras, ntese que las llamo guerras: transculturizacin, ingobernabilidad, guerra econmica y guerra comunicacional o guerra meditica. Bien podemos decir que es una especie de perodo de coexistencia, con hipocresa manifiesta donde aparentan ser nuestros amigos y defender la democracia, los Derechos Humanos, la libertad de expresin, etc.

Segunda fase: Consolidacin de grupos subversivos, ejemplos lo que vimos en Nicaragua con los Irn-contras, en Somalia, Irak-Afganistn y otros tantos fomentan estos grupos, los financian con el objeto de debilitar al gobierno constituido, creando un ambiente de caos; la respuesta es negarles pueblo, un grupo subversivo sin penetracin popular no es ms que una banda de bandoleros.

Tercera fase: Fomento de conflictos regionales. Dentro del contexto de la frase, divide y vencers, actan siempre encubiertas, reviviendo viejas heridas, especialmente en lo referido a diferendos territoriales.

Cuarta fase: Amenazas de intervencin directa, acciones intimidatorias, formas de terrorismo psicolgico, materializadas con maniobras militares en la vecindad del pas objeto o target, ataque areo, con el objeto de minar el bienestar social, la voluntad de vencer, debilitar los sistemas de sustentabilidad del Estado y afectar negativamente las comunicaciones, el comando y el control de las unidades militares.

Por ltimo la invasin, mediante la conduccin de guerra de conquista, es un proceso de destruccin que termina con la imposicin de gobiernos tteres y la distribucin de las mega ganancias, es cuando se hacen visibles los intereses de las grandes corporaciones.

En este momento cabe que nos preguntemos, podra ser en trminos del beisbol, ser que nos estn aplicando el librito? Los hechos, lo ocurrido en el pas en estos ltimos 8 aos demuestran que s, aceptando que la ingobernabilidad tiene niveles de gravedad, el magnicidio indudablemente es el mximo objetivo, por debajo de esta el golpe de Estado, los sucesos del 11 de abril del 2002 dan plena cuenta de la participacin de gobiernos extranjeros; nuestra frontera occidental tiene heridas causadas por el accionar de grupos generadores de violencia, cunto se han empecinado algunos grupos polticos de fomentar diferencias con nuestros vecinos, atacando los ideales de Bolvar que llevan en la Patria grande. No nos puede parecer extrao los vacacionistas que vienen en plan recreativo a las islas del Caribe, vecinas de Venezuela, pero vienen en portaaviones, indudablemente con una clara visin disuasiva, el ciclo lo repiten, vuelven a la desestabilizacin, etc., etc., debilitndose ms en cada vuelta los factores internos disociados, pero los intereses y los objetivos estratgicos de la gran potencia siguen all, agravndose da a da por la carencia cada vez ms patente de energa. Sobre el particular me permito hacer la siguiente reflexin: poder y necesidad es una combinacin peligrosa, un Estado que est urgido de un elemento vital (energa fsil) y tiene al poder militar y econmico, probablemente actuar en la bsqueda de consecucin de sus intereses. La guerra asimtrica, la guerra de resistencia, la guerra larga o la guerra de todo el pueblo, tambin pudiera llamarse la guerra de la gran prueba y fortaleza de nimo, de valores y principios, o tambin la gran guerra de la identidad nacional como respuesta necesaria a las agresiones imperialistas en defensa de nuestra Patria, afectando los parmetros de la economa de guerra de las potencias, podemos asumir posiciones disuasivas incluso, y as prevenir hasta una invasin, ya que normalmente aspiran a que dure poco tiempo, tener pocas bajas, causar pocos daos a la infraestructura productiva, para que el pas invadido pueda producirle lo deseado ms rpidamente y facilitar la pacificacin: ganar mucho dinero y crear matrices de opinin favorable.

Es necesaria la integracin de cada componente de la Fuerza Armada Nacional en funcin de los intereses nacionales para la seguridad y la defensa integral, el Ejrcito, la Armada, la Aviacin y la Guardia Nacional en coordinacin con la poblacin venezolana mediante la Reserva y la Movilizacin Nacional, fortalecen el sentimiento y la identidad nacional, as como tambin optimizan el uso de los recursos humanos y materiales, permitiendo una mayor efectividad en el cumplimiento de los objetivos estratgicos operacionales y tcticos, tanto en el desarrollo nacional como en la ejecucin de una guerra convencional, y cuando sea necesario para la victoria en la guerra de resistencia.

Juntos impulsaremos el progreso y desarrollo, resaltando la importancia del esfuerzo colectivo; tiempos de cambio y de creacin, pero tambin tiempo de ejercitar la memoria y poner siempre en claro que somos una institucin, y quines somos como persona.

Los profesionales militares somos hombres y mujeres dignos, con capacidad y potencial para innovar y desarrollar sistemas de defensa adecuados para el progreso nacional, respondiendo a las amenazas externas e internas, de acuerdo a la actualidad tecnolgica y cientfica mundial; es necesaria la concientizacin de cada comandante para canalizar las diferentes inquietudes e iniciativas de sus subalternos, permitiendo la concertacin de esfuerzos en pro del bienestar social y por ende del bienestar familiar.

La noble labor de cada integrante de la Fuerza Armada es importante y trascendental para nuestra Patria, cmo olvidar las horas de vigilia de un soldado en las bases de proteccin fronterizas, o en una garita de centinela; cmo no considerar la demostracin de patriotismo de un profesional miliar que da su vida por sus superiores, o por la integridad de sus subalternos; cunto vale una vida ntegra al servicio de la Patria; cmo no valorar el esfuerzo de los familiares que apoyan y se sacrifican con el profesional militar, para cumplir con el sagrado deber de defender a nuestra Nacin.

Recibo el Ministerio del Poder Popular para la Defensa, de manos del seor G/J Ral Isaas Baduel, nativo de Las Mercedes del Llano, estado Gurico, excelente profesional, de gran sensibilidad humana y elevada condicin espiritual, realiz una importante labor afrontando situaciones apremiantes de manera firme y decidida, es memorable su accionar durante el golpe de Estado del ao 2002, para l mi admiracin y respeto.

Cito al G/J Ral Isaas Baduel cuando expuso su gua de planeamiento al recibir el comando del Ejrcito. El Ejrcito venezolano es depositario de nuestros ms sagrados valores patrios, y por consiguiente baluarte y garante de nuestra nacionalidad, constitucionalidad y garanta ciudadana. Por esta razn es y siempre debe ser un ejrcito nacionalista, ya que surgi de lo ms profundo del alma de su gente, fue el pueblo que bajo la direccin del genio de Amrica, el Libertador Simn Bolvar tom las armas, lo cre, fund una Nacin, inund de libertad al Continente Americano y llen de asombro y admiracin al mundo que contempla atnito sus proezas. Fin de la cita.

Con esta realidad histrica en nuestras manos, nosotros como generacin, herederos de tan inmarcesible gloria no podemos fracasar.

As visualizo que los comandantes de unidades tienen un rol principalsimo no slo en el proceso histrico coyuntural y de cambio de la Fuerza Armada Bolivariana, sino tambin en el mantenimiento y fortalecimiento de los principios y valores que no slo nos proyectan en la sociedad como buenos y aguerridos soldados sino como ciudadanos ejemplares.

El comandante de toda unidad ejercer un mando enrgico igual y justo, respecto a todo los que le estn subordinando, ninguna inherencia extraa al servicio deber pesar en su espritu para sus decisiones, imponiendo a todos por igual la misma regla.

Esta norma tica, establecida en el primer artculo del reglamento provisional del servicio interno, debe ser analizada en profundidad, la traigo a colacin, porque quiero subrayar que el redactor se dirige al espritu del comandante, al espritu del hombre, o sea, le exige justicia.

Napolen en una de sus mximas, expresa que existen en el mundo dos fuerzas, las fuerzas del espritu y las fuerzas de la espada, las fuerzas del espritu siempre derrotan a las fuerzas de la espada. Entonces se dirige al legislador, al ente rector de la accin, quiere decir tambin, que si no cultivamos el espritu el fracaso nos espera. La Biblia dice, que los frutos del espritu santo son, amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Inducir a la santidad, puede resultar poco ortodoxo en el medio militar, pero instar al fortalecimiento de principios, inculcar valores, refuerzo de virtudes y buenos hbitos en la conducta de los comandantes, resulta absolutamente lgico, que enseen con el ejemplo para luego poder exigir.

Nuestro libertador Simn Bolvar, recibe argumentos que vuelven hiperblicamente fuerzas moralizadoras que conllevan a contrarrestar la psicosis derivada de la violencia, producida por la ignorancia, la tirana y el vicio; advierte que sin fuerza no hay virtud y sin virtudes perecen las repblicas, porque se envuelven en la degeneracin. Su filosofa, la filosofa del Libertador, resalta la energa del ejemplo: Moral y Luces! resumen el sacrificio de su vida, de su maravillosa prosa, apreciamos que para resaltar como nacin, tendremos que espiritualizar la educacin, practicar la verdad y perfeccionar la libertad sine qua non del bien comn, la justicia social y la seguridad jurdica, ya que slo enalteciendo la vida ciudadana mediante la enseanza, motorizaremos los cambios biopsicosociales y conquistaremos aquellos fines del Estado venezolano.

Se precisa por ende, aquilatar la conciencia nacional, sembrando en el alma de los hombres, la forma de abordar y resolver estructuralmente sus problemas, en especial los vinculados a pasiones para evitar que se tornen destructivos.

Mi Comandante en Jefe, en este momento tan especial y trascendente para mi, con toda la humildad que como hombre de pueblo, como soldado ciudadano, le expreso no slo las gracias por considerarme para ocupar un cargo de tan alta magnitud e importancia, le refiero, cuando lea en mi currculum en alguna que otra actividad acadmica, digo para mis adentros y hoy lo expreso aqu, falta el ttulo ms importante que me labr en la escuela de la vida, desde nio, el de albail, hijo del viejo Reyes y la seora Mara, de all de la Pumona, de un humilde barrio que hoy celebra conmigo, all en Maracaibo. Escuche usted seor Presidente, la voz de ese albail.

Cuya nica riqueza es su familia y su fe en Dios. Se me va la vida en la consecucin de los objetivos y los retos que nos plantea el socialismo, ese socialismo que ya apuntaba y sealaba nuestro seor Jesucristo, porque he luchado y seguir luchando, porque los trabajos, dificultades y exclusiones que yo sufr, no lo siga sufriendo nadie en nuestro pueblo. Por una vida digna, por un futuro provisor, porque reine la igualdad y la paz, Patria, socialismo o muerte! Muchas gracias, que Dios los bendiga a todos.


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar